Principios básicos del microcrédito

En los Servicios de Recursos de Empleo SUD (LDS Jobs) te ayudaremos a obtener un empleo remunerado a través de la formación académica y la red de contactos con empresas locales.

El microcrédito ofrece préstamos comerciales a propietarios de negocios muy pequeños denominados microempresas. Muchas personas no logran obtener todos los ingresos que podrían alcanzar sólo porque no tienen acceso a crédito. El objetivo del microcrédito es brindar acceso a capital financiero a las personas que no tendrían la oportunidad de obtenerlo de otro modo.

Principios básicos del microcrédito

Los préstamos de microcrédito están dirigidos a las personas que no reúnan los requisitos para obtener préstamos en las instituciones financieras tradicionales. Las condiciones de los préstamos se han diseñado con el fin de ayudar a los que solamente necesiten un pequeño capital para financiar su microempresa. 

A menudo, el microcrédito se organiza en torno a “grupos de solidaridad” o a “bancos locales”. Dichos grupos están formados por personas de la comunidad que desean obtener micropréstamos. El propósito de dichos grupos es crear una atmósfera de colaboración, proporcionar una red de apoyo e intercambio de opiniones, y respaldar los préstamos mutuamente. Debido a que los micropréstamos no requieren garantías tradicionales, los miembros del grupo actúan como un seguro en el préstamo que se le entregue, es decir que si una persona no paga el préstamo, los demás lo pagan. Por lo general, antes de que cualquier miembro del grupo de solidaridad o del banco local pueda recibir un segundo préstamo, todos los demás deben haber pagado el préstamo inicial. 

Algunas organizaciones que ofrecen microcréditos también brindan otros servicios financieros, tales como planes de ahorro, seguros y cursos de capacitación empresarial. Al igual que los micropréstamos, estos servicios se han diseñado con el fin de ayudar a los propietarios de microempresas a progresar y a lograr el éxito. 

Historia y repercusiones

El establecimiento del microcrédito se atribuye generalmente a Muhammad Yunus, profesor de economía de Bangladesh. En 1976, Yunus visitó una aldea local con la idea de buscar soluciones que atacaran la raíz del problema de la pobreza. Allí conoció a una mujer llamada Sufyia, quien fabricaba y vendía sillas para mantener a su familia. Sufyia dependía de préstamos con altas tasas de interés que recibía de prestamistas de la aldea a fin de comprar los materiales. A causa de las rigurosas condiciones de los préstamos, no había manera de que su situación mejorara. Al determinar que el caso de Sufyia no era el único, Yunus dio un préstamo de 856 takas, lo que equivale a unos 27 dólares estadounidenses, a 42 microempresarios. Los deudores no solamente pagaron sus préstamos con prontitud, sino que lograron tener más ingresos y ampliar sus negocios. En cuanto a esta primera experiencia, Yunus señaló: “Si logré dar felicidad a tantas personas con tan poco dinero, ¿por qué no seguir con la idea?”. 

Y así lo hizo, con lo cual dio inicio a la revolución internacional del microcrédito. En 1983, Yunus fundó el Banco Grameen con el fin de ofrecer microcréditos a mayor escala. En la actualidad, el Banco Grameen brinda servicio a más de dos millones de prestatarios en más de 80.000 aldeas. En 2006, la notable repercusión mundial del microcrédito hizo a Yunus y al Banco Grameen merecedores del Premio Nobel de la Paz. 

Con respecto a la labor de Yunus con el microcrédito, el élder M. Russell Ballard dijo: “Tengo la impresión de que Muhammad Yunus debe haber sido inspirado por el Espíritu al establecer un banco tan peculiar en Bangladesh, de lo cual algunos han dicho que fue el principio del microfinanciamiento... Con certeza, el Espíritu del Señor guió esta noble labor” (“Becoming Self-Reliant—Spiritually and Physically”, Ensign , marzo de 2009, pág. 53).

Repercusiones

A partir del establecimientos del microcrédito, se han abierto miles de organizaciones de ese tipo en todo el mundo. En 2007, más de 100 millones de familias que vivían en extrema pobreza recibieron acceso al microcrédito. A medida que se propaga por el mundo, el microcrédito promete ser una potente fuerza para ayudar a las personas a “salir de la pobreza con dignidad”. 

El presidente Gordon B. Hinckley habló en cuanto a la promesa del microcrédito. Él dijo que dichos préstamos “pueden llegar a generar un verdadero cambio en el futuro [de los prestatarios]. Al recibir dicha ayuda, estas personas se convierten en empresarias, están satisfechas con lo que hacen y se liberan de la servidumbre que ha subyugado a sus antepasados durante generaciones. Desde una panadería en Ghana hasta un taller de carpintería en Honduras, estamos haciendo posible que las personas aprendan habilidades que nunca soñaron adquirir y que eleven su estándar de vida a un nivel al que antes tenían pocas esperanzas de alcanzar” (”President Hinckley Speaks to Press, Legislators, Diplomats”, Ensign , junio de 2000, pág. 72).

Cómo tener acceso al microcrédito

En muchos países del mundo se puede tener acceso al microcrédito. Los microcréditos y otros tipos de servicios de microfinanciamiento pueden brindar oportunidades de crecimiento y éxito a las personas que deseen percibir ingresos mediante una microempresa. Si le interesa recibir un microcrédito, busque una organización de confianza en su comunidad que ofrezca ese tipo de servicio. Antes de tener cualquier tipo de interacción con alguna entidad financiera, asegúrese de evaluarla; para ello compare los servicios y las tasas de interés que ofrece con los de otras entidades y hable con personas que hayan tratado antes con la entidad.  

Comentarios y sugerencias

¿Le resultó útil?