Cómo afrontar la pérdida del trabajo

En los Servicios de Recursos de Empleo SUD (LDS Jobs) te ayudaremos a obtener un empleo remunerado a través de la formación académica y la red de contactos con empresas locales.

El perder su trabajo puede ser uno de los eventos más dolorosos y traumáticos que tenga que soportar. Puede afectar cada aspecto de su vida, desde sus relaciones interpersonales hasta su ciclo de sueño. Puede causar sentimientos de enojo, incompetencia, temor, vergüenza, fracaso, aislamiento e incomodidad, entre otras cosas. De hecho, si permanece sin trabajo por un largo período, podría desencadenarse una depresión de tipo circunstancial.

“La pérdida del empleo es una de las experiencias que podemos llegar a sufrir que producen mayores cambios en la vida. Al efecto negativo que ello ejerce sobre las personas sólo lo supera la pérdida de un ser querido o la ruptura de la familia”, dijo Fred M. Riley, ex-comisionado de Servicios para la familia SUD y psicoterapeuta certificado (tomado de una entrevista, 21 de enero de 2010).

Muchos profesionales sienten que sin contar la muerte de un hijo o el divorcio, la pérdida del trabajo es el acontecimiento más terrible en la vida.

Lo que hace que la pérdida del trabajo sea tan traumática es el golpe destructivo que recibe la autoestima. Cuando se encara un despedido, cualquiera sea la razón, el mensaje de fondo o subliminal que posiblemente uno recibe es: “Soy un fracaso. No soy lo suficientemente bueno. Sin importar cuál sea la situación económica, si fuera bueno, no me hubieran echado”. 

El aislamiento y el comportamiento contraproducente

La pérdida repentina del trabajo tiende a provocar un efecto de aislamiento. Cuando las personas pasan por un divorcio u otra experiencia dolorosa, tienden a compartirla con aquellos en quienes confían; conversan con compañeros de trabajo, amigos y familiares al respecto. Como consecuencia, siempre habrá personas para reconfortarles y ofrecerles consejo. Por el contrario, cuando las personas pierden el trabajo, lo último que la mayoría de la gente quiere hacer es decirle a los demás lo que les ha pasado, ya que temen que se los considere fracasados. Se encierran en su mundo y terminan aislándose de la misma gente que tiene gran deseo de ayudarles. Desafortunadamente, esa tendencia a retirarse detrás de un muro que uno mismo levanta y limitar la interacción social es contraproducente para la búsqueda de empleo, y puede agravar sobremanera la dificultad de la búsqueda. Los estudios indican que del 70 al 80 por ciento de todas las ofertas de empleo se cubren con personas que establecen redes de contactos. Aproveche cada oportunidad, cada medio posible, para informar a todos con los que se comunique que está buscando empleo.

Pasos que puede tomar

A continuación se presentan algunas sugerencias de cómo superar las inclinaciones y sentimientos naturales, pero contraproducentes, que pudieran impedirle realizar una búsqueda de trabajo efectiva:

  1. Busque un mentor. Permita que otros le ayuden. Encuentre y pídale a un amigo o compañero de trabajo que sirva como su tutor o mentor en la búsqueda de empleo. Interactúe con esa persona al menos dos veces a la semana.
  2. Trace un plan de búsqueda con su mentor y luego cúmplalo.
  3. Prepare una declaración de tipo “Yo en 30 segundos y compártala con todas las personas que conozca.
  4. Sea emprendedor. No se quede sentado en su casa a esperar que el teléfono suene y anuncie la oferta de trabajo perfecta. Actúe para que se haga realidad.
  5. Comience bien la mañana. Levántese a las 7 de la mañana todos los días, desayune con su familia, revise su “lista de cosas por hacer” y cúmplala.
  6. Salga de la casa. Aunque sea tentador, no se quede sentado en casa en sus pijamas buscando trabajo en internet hasta el mediodía. Según los expertos, sólo el 7% de todos los empleos se encuentran a través de internet. Levántese, vístase para posibles entrevistas, haga todas las llamadas antes de las 9 de la mañana y salga de casa antes de las 9:30.
  7. Haga ejercicio al menos 20 minutos al día, y 5 días a la semana. El hacer ejercicio es un antidepresivo natural que libera endorfinas en su organismo y le ayuda a mantener la actitud positiva y el alto nivel de energía que necesita para tener éxito en las entrevistas. Aliméntese saludablemente.
  8. Solicite la asistencia del gobierno según sea apropiado. Al momento del despido, solicite inmediatamente beneficios de desempleo, créditos de impuestos y otras ayudas que ofrezca el gobierno, si lo considera apropiado.
  9. Hágase la idea de que la búsqueda de trabajo es un empleo en sí. Entonces dedique al menos 30 a 40 horas a la semana a buscar empleo. Si no dedica el tiempo necesario, estará sin trabajo por bastante tiempo. Fije un mínimo de cinco entrevistas o visitas a compañías por semana.
  10.  Sonría. ríase, ponga todo su empeño para mantener el buen humor. Nadie quiere emplear personas malhumoradas. Continúe socializando. Salga de casa y reúnase con clientes, personas de su red de contactos u otras personas al menos dos veces a la semana. Juegue con sus hijos y sus mascotas diariamente.
  11.  Considere buscar trabajo de medio tiempo y temporal. Considere la idea de aceptar un empleo de medio tiempo o trabajar como consultor de empresas dedicadas a su especialidad. Los que ya tienen empleo tienen más cualidades para conseguir trabajo. Independientemente de la posición que acepte, ya sea que trabaje por debajo de su nivel de aptitud o medio tiempo en su área de especialidad, ello generará ingresos inmediatos y le ayudará a aliviar parte de la presión mientras busque empleo. 

Comentarios y sugerencias

¿Le resultó útil?