Cómo financiar un negocio

En los Servicios de Recursos de Empleo SUD (LDS Jobs) te ayudaremos a obtener un empleo remunerado a través de la formación académica y la red de contactos con empresas locales.

El financiamiento suele ser uno de los principales obstáculos que se presentan al empezar un negocio. Aunque se cuente con un excelente plan empresarial y buenos productos, de nada valdrá si no se cuenta con el financiamiento apropiado para mantener el negocio.

Existen diversas fuentes de financiamiento o capital para abrir un negocio, pero cada una tiene sus limitaciones. También debe tener en cuenta que las buenas prácticas comerciales abarcan el pago de las deudas y el cumplimiento de las obligaciones que se tienen para con los inversionistas.

A fin de determinar cuáles son las mejores opciones de financiamiento para su negocio, elabore un análisis financiero detallado en su plan empresarial. Para obtener más información en cuanto a planes y financiamiento empresariales, véase Cómo elaborar un plan empresarial y La finanzas personales frente a las comerciales.

Los recursos de financiamiento se pueden agrupar en cuatro categorías según las responsabilidades del propietario del negocio.

1. Activos personales

Los activos personales constituyen la opción de financiamiento de preferencia. El propietario del negocio debe rendirse cuentas a sí mismo y no hay que pagarle a nadie las ganancias que se generen. Así que, si la inversión no arroja ninguna ganancia, el propietario es la única persona que pierde dinero. Recuerde no invertir nada que no esté dispuesto a perder. Una cosa es perder dinero o equipo, y otra es perder la vivienda.

  Opciones de financiamiento personales:

  • Ahorros
  • Venta de inversiones
  • Venta de algunos activos

2. Los amigos y la familia

Esta opción requiere pagar a otras personas parte de las ganancias que se obtengan, pero sin la rigidez de los prestamistas profesionales, que piden garantías o avales. Los amigos y familiares ya conocen la capacidad de usted y pueden determinar si el plan empresarial es sólido. Si bien los amigos y familiares tienen más probabilidades de mostrarse comprensivos si su negocio sufre un revés inevitable, usted debe aún cumplir con sus compromisos. Es importante no correr el riesgo de perder amigos o de que los parientes se alejen de usted.

Principios para recordar:

  • No pida prestada una cantidad de dinero que una persona no se pueda dar el lujo de perder.
  • Antes de que una persona realice una inversión, pregúntele cómo manejaría la situación en caso de que su negocio no tuviera éxito y usted no pudiera pagarle inmediatamente o no pudiera pagarle nada.
  • Establezca condiciones claras sobre el préstamo y, si la cantidad es considerable, pida a un abogado que se encargue de redactar un acuerdo. Es mejor tener las cosas por escrito en lugar de fiarse de la memoria para solucionar cualquier desacuerdo que surja. Establezca expectativas claras a fin de que haya menos posibilidades de que surjan desacuerdos en el futuro.

3. Inversiones de capitales

Son los fondos que se reciben de personas que tendrán derechos de propiedad en la empresa a cambio de su aporte. Esta opción no significa necesariamente que el inversionista recibirá parte de las ganancias, pero sí que tendrá un papel activo en la toma de decisiones. Si se realiza un acuerdo de este tipo, las expectativas se deben definir claramente a fin de evitar malentendidos. Por ejemplo, hay que definir si un socio participará en la administración cotidiana del negocio, o si sólo será socio capitalista, es decir, con poca o ninguna participación en la toma de decisiones en cuanto a la administración de la empresa.

4. Financiamiento mediante deuda

Constituye la manera tradicional de pedir dinero prestado en la que el propietario de un negocio pide un préstamo a un banco o a una entidad, y tiene que cumplir con los requisitos para recibirlo. El propietario tiene que pagar el préstamo, más el interés correspondiente, mediante pagos programados.

Tipos de acreedores:

  • Entidades financieras: Busque entidades y bancos que ofrezcan préstamos diseñados para la pequeña empresa. Las organizaciones o asociaciones para la pequeña empresa a veces resultan ser un buen lugar para obtener información acerca de los programas de préstamos que se ofrezcan en su localidad.
  • Organizaciones de microcrédito: El microfinanciamiento está diseñado para ofrecer préstamos pequeños a las personas que normalmente no cumplen con los requisitos para recibir un préstamo de una institución más grande. Tales organizaciones son comunes en muchas partes del mundo, pero son raras en los EE. UU. y en Canadá. Ciertas organizaciones de microcrédito se concentran en ofrecer préstamos a grupos de personas que cuenten con poca experiencia, pocos estudios y garantías limitadas. Los grupos se unen para pagar los préstamos de manera colectiva y los integrantes se apoyan mutuamente. Los grupos se reúnen con regularidad a fin de hablar sobre sus negocios e intercambiar ideas.
  • Organizaciones que prestan dinero a personas que estén en su situación: Organizaciones (privadas o gubernamentales) que ofrecen préstamos en base a requisitos específicos. Por ejemplo, un negocio podría recibir financiamiento si promueve a artistas locales o si una madre soltera tiene su propio negocio. Entre las fuentes de ese tipo de financiamiento podría haber subvenciones o subsidios gubernamentales y algunas organizaciones de microcrédito, según lo que se ofrezca en la localidad. Otros factores a considerar podrían ser el ingreso, el trabajar en un sector especializado de la industria o el vivir en una determinada zona geográfica.

Para obtener más información sobre el financiamiento que se ofrece en su región, asista al Taller de autoempleo que se ofrece en los Centros de Recursos de Empleo SUD.

Comentarios y sugerencias

¿Le resultó útil?