La historia de Mark: Cómo obtener herramientas de éxito en Salt Lake City

En los Servicios de Recursos de Empleo SUD (LDS Jobs) te ayudaremos a obtener un empleo remunerado a través de la formación académica y la red de contactos con empresas locales.

Mark fue despedido de su trabajo en forma temporal e inesperada justo antes de las vacaciones anuales de verano de su familia. Al regresar de viaje, tuvo entrevistas en algunas compañías, pero se sintió frustrado debido a que no recibió ninguna oferta de empleo.

Después de haber trabajado en la compañía anterior por más de diez años, le abrumaba la idea de ingresar al mercado laboral. Justo entonces, un miembro de su barrio le recomendó los Servicios de Recursos de Empleo SUD. Gracias a la capacitación que recibió ahí, pudo destacar mejor los años de experiencia que tenía en el sector a fin de volver a la fuerza laboral con mayor rapidez.

Aunque Mark tenía años de experiencia, necesitaba aprender a comunicarlo de manera convincente. Gracias a la capacitación recibida, pudo perfeccionar su declaración “Yo en 30 segundos” a fin de causar la impresión que deseaba, afinó sus aptitudes para entrevistas mediante entrevistas simuladas y aprendió el deje y maneje de las redes de contactos, a medida que puso en práctica la técnica 15-10-2 para la búsqueda de empleo.

Al principio, Mark estaba reacio a hacer uso de su red de contactos. Sentía que el hecho de estar pidiendo ayuda constantemente podría percibirse como egoísmo. Sin embargo, mediante las interrelaciones que tuvo en el centro de empleo, se dio cuenta de que el uso de su red de contactos no tenía por qué ser por el puro interés personal.

“En el centro realmente me ayudaron a ver que se puede hacer uso de la red de contactos eficazmente con un enfoque hacia los demás, en lugar de hacia uno mismo”, explicó. “En otras palabras, cuando uno se dirige a las personas debe hacerlo con la idea de ‘¿en qué puedo ayudarle?’. Con sólo hacer eso, se abren muchas puertas”.

Mark sintió que el centro le permitió responsabilizarse de su empeño por encontrar empleo. Le dio un motivo para levantarse, vestirse y salir de la casa cada mañana, dado que empezaba su búsqueda diaria de empleo en el centro.

Además de recibir ayuda práctica, Mark tuvo la bendición de ver el enfoque espiritual del centro. Cada capacitación en la que participaba comenzaba con una oración y a menudo pudo compartir la forma en que la mano del Señor estaba presente en su búsqueda de empleo con otros miembros desempleados.

“Me brindó la nueva perspectiva de que ‘el Señor estaba conmigo en mi empeño’, lo cual me dio mucha paz”, señaló. “Sentía que Dios me tranquilizaba y me decía: ‘Sé que es una situación estresante, pero estás haciendo lo correcto. Estoy contigo. Todo va a salir bien’”.

Al final, Mark pudo tener otra entrevista con una de las compañías que lo había rechazado cuando comenzó a buscar empleo. Con las aptitudes que adquirió en el centro de empleo, pudo irradiar confianza y describir con elocuencia la forma en que podía aportar a la empresa. En esa ocasión, lo contrataron.

Aun después de haber sido contratado, sin querer sigue usando la técnica 15-10-2 para conocer a sus nuevos compañeros de trabajo. A pesar de que ya no está buscando empleo, ve las ventajas que le ofrece la constante y significativa conexión con otras personas de su campo.

“De hecho me ha ayudado mucho debido a que me ha brindado la base en mi red de contactos para seguir adelante”, afirmó.

Aunque las inesperadas dificultades con el empleo que tuvo Mark constituyeron un desafío, el centro de empleo le brindó recursos que le permitieron superar los reveses y triunfar en su nuevo puesto.

Comentarios y sugerencias

¿Le resultó útil?