La honradez le dio más oportunidades

En los Servicios de Recursos de Empleo SUD (LDS Jobs) te ayudaremos a obtener un empleo remunerado a través de la formación académica y la red de contactos con empresas locales.

Francisco participa en el Taller de autosuficiencia laboral una vez al año. No lo hace porque está desempleado, sino porque quiere seguir empleado. Al participar en el taller, aprende a ser un mejor empelado, así como las habilidades que los empleadores buscan hoy en día. Asimismo, mantiene sus habilidades y estrategias para crear redes de contactos al día, y sabe cómo presentarse a sí mismo. Y quizás la cosa más importante es que gana confianza y sabe cómo negociar.

Después de regresar de la misión, Francisco se casó y él y su esposa comenzaron a criar una familia. Trabajó en varios empleos diferentes, pero después de unos pocos años decidió que debía volver a estudiar para poder acceder a un mejor trabajo y así proveer para su familia. Consiguió un préstamo del Fondo Perpetuo para la Educación y comenzó un curso técnico que duró un año y medio. Después de terminar el curso, su vida cambió por completo.

“Después del curso, puse las dos cosas juntas: lo que había aprendido en el Centro de Recursos de Empleo y mis habilidades del curso técnico”, dijo él. “Desde entonces, no he tenido problemas con el desempleo”.

De hecho, sus oportunidades han crecido continuamente. En cada uno de sus últimos tres trabajos, después de llegar a un punto específico en su progreso, hablaba de su situación con sus jefes. Les decía que él debía irse y buscar un nuevo trabajo. Cada vez que ha hecho eso, sus jefes han estado tan impresionados con su honradez, que le han dicho que si su nuevo empleo no funcionaba, con mucho gusto podía regresar y trabajar con la compañía.

“Simplemente puse en práctica lo que el centro me enseñó, y de verdad funcionó”, dijo él. “Se me enseñó a ser lo más honrado posible”.

Con su empleo actual, pasó por un proceso de entrevistas intensivo donde muchos candidatos habían solicitado sólo una posición. Los entrevistadores querían saber todo sobre él para saber si en realidad sabía lo que estaba haciendo.

“Sólo hablé de lo que sabía hacer”, dijo él. “No ayuda decir que sabes hacer algo, y luego no poder hacerlo cuando te contratan”.

Francisco no mintió ni ocultó nada sobre su conocimiento y habilidades, y debido a su honradez, la compañía lo escogió para el trabajo.

En la actualidad, Francisco trabaja para una empresa internacional y ha pagado su préstamo del Fondo Perpetuo para la Educación. Incluso presentó una solicitud de ingreso a una universidad local y comenzó a estudiar en ella para ampliar sus estudios. Pero Francisco tiene a muchas personas a las que dar crédito por su éxito.

“Mi esposa me motivó mucho a reconocer el talento que tenía para negociar y decir la verdad”, dijo él. “Ella está junto a mí, tiene el conocimiento para ayudarme y me motiva a buscar algo mejor”.

Y por supuesto da crédito a la ayuda que recibió del Centro de Recursos de Empleo.

“La manera en que provee el Señor es inspirada”, dice él. “No sólo es una agencia de empleo, sino una forma de ayuda. Tal y como el Señor le dijo a Nefi que fuera y buscara hierro. No le dijo que fuera y construyera un barco desde el principio, sino que fuera y consiguiera herramientas primero y luego construyera”.

Francisco ha usado esas herramientas cada día para edificar un futuro mejor para sí mismo.

Comentarios y sugerencias

¿Le resultó útil?