Entrevistas informativas

En los Servicios de Recursos de Empleo SUD (LDS Jobs) te ayudaremos a obtener un empleo remunerado a través de la formación académica y la red de contactos con empresas locales.

La entrevista informativa es un encuentro, ya sea formal o no, con alguien a fin de conseguir información sobre un oficio, una empresa o una industria que pueda ser útil durante sus estudios, al buscar trabajo o si piensa poner una pequeña empresa.

Las entrevistas informativas ocurren con más frecuencia de lo que se imagina. Piense en la última vez que alguien le preguntó sobre su trabajo y lo que le gusta o no del mismo, sobre su experiencia al trabajar en esa empresa o sobre los estudios que cursó. Se haya dado cuenta o no, estaba teniendo una entrevista informativa.

Las entrevistas informativas pueden ayudarle a:

  • Escoger o refinar la dirección profesional que desee seguir.
  • Decidir qué estudiar en la universidad.
  • Aprender la forma de entrar en un campo profesional, una industria o una empresa.
  • Determinar qué aptitudes posee y cuáles le será necesario obtener.
  • Aprender de personas que tengan su pequeña empresa o hayan puesto un negocio.

La búsqueda de empleo y la entrevista informativa

No hay que confundir la entrevista informativa con la búsqueda de empleo.Puede con toda sinceridad indicar que está buscando empleo, pero asegúrese de que la persona con la que esté hablando sepa que la entrevista es para obtener información y no trabajo. Si en el transcurso de la entrevista se entera de que hay una vacante para la cual quiere postularse, espere y hágalo después.

Preparación

Determine su objetivo

  • Decida sobre qué profesión, empresa o industria quiere aprender más.
  • Resuelva cuáles son los datos que desea obtener.
  • Decida a quién quiere entrevistar y cómo puede comunicarse con esa persona.
  • Antes de ir a la entrevista, investigue un poco de modo tal que pueda hacer preguntas más pertinentes y minuciosas.

Concierte una cita para la entrevista

La cita para la entrevista se puede pedir por teléfono, en persona o por carta, y en algunos casos el contacto en común puede hacer los arreglos pertinentes. Las entrevistas telefónicas no deben pasarse de los cinco minutos, mientras que las entrevistas en persona deben durar de 15 a 30 minutos.

Entrevistas informativas

Las entrevistas informativas pueden darse en todo lugar y momento. Si se da una entrevista espontáneamente, por más que usted no esté vestido para la ocasión ni tenga preparada una lista de preguntas, puede dejar una buena impresión con tan sólo comportarse de forma profesional.

Qué llevar:

  • Un cuaderno
  • Un bolígrafo
  • Un curriculum o un perfil para contactos. Tal vez le convenga llevar las dos cosas y, en base a cómo salga la entrevista, decidir qué documento darle al entrevistado. En algunos casos, si se presenta con un curriculum, podría dar la impresión de que espera una oferta de trabajo. Si decide llevarlo y le parece apropiado en esa situación, puede pedirle al entrevistado que lo repase para darle sugerencias.

Cómo vestirse

Vístase para la entrevista informativa de la misma forma que lo haría para una de trabajo. Siga las normas de vestimenta de la empresa, o incluso vístase más formal. Algunas entrevistas informativas se convierten en entrevistas de trabajo.

Antes de la entrevista

El día anterior a la entrevista, comuníquese con la persona a quien va a entrevistar para verificar la fecha, la hora y el lugar. Asegúrese de saber llegar al sitio de la entrevista.

La entrevista

Asegúrese de:

  • Llegar con diez minutos de anticipación.
  • Darle un apretón de manos firme.
  • Hacer contacto visual.
  • Imitar el lenguaje corporal del entrevistado. Por ejemplo, si éste se sienta en el borde de la silla, haga lo mismo.
  • Escuchar.
  • Respetar los límites de tiempo acordados cuando se concertó la cita.

Preséntese

Brevemente cuéntele algo sobre usted al entrevistado con el fin de encontrar cosas en común. Puede presentar su declaración “Yo en 30 segundos”, pero recuerde que el objetivo de la entrevista es obtener información.

Pregunte

Haga preguntas de modo tal que sean apropiadas para la relación que tenga con el entrevistado.

Tres tipos de preguntas que puede valer la pena tener presentes:

  • Pregunte sobre las necesidades, expectativas y desafíos de la organización.
  • Averigüe lo que ofrece la organización, sin hacer mención de la remuneración, las vacaciones o las prestaciones.
  • Pida nombres de otras personas de la organización que puedan ayudarle a alcanzar sus objetivos.

Ejemplos de preguntas para la entrevista:

  • ¿Cuáles son los aspectos positivos y negativos de este ambiente de trabajo?
  • ¿Qué atributos posee la persona que logra el éxito en este campo?
  • ¿Cómo es su día típico de trabajo?

Extienda su red de contactos y consiga referencias

Pida al entrevistado que le dé consejos. Tal vez el entrevistado no le consiga trabajo, pero podría conocer a otros empleadores que estén contratando personal. Averigüe con quién le sugeriría el entrevistado comunicarse.

Haga un seguimiento

No se olvide de hacerle un seguimiento al entrevistado, pero tenga cuidado de no comunicarse con él en exceso.

Evalúe la entrevista

Después de la entrevista, evalúe cómo le fue. Pídale a alguien, tal como a alguien del Centro de recursos de empleo, que le dé retroalimentación en cuanto a su evaluación.

Tenga presentes las preguntas siguientes:

  • ¿Qué salió bien? ¿Qué salió mal?
  • ¿Qué hubiera preferido no haber dicho o sí haber dicho?
  • ¿Cuál es su estrategia de seguimiento?

Entreviste a más de una persona en su campo de interés.

Mande tarjetas de agradecimiento

Sin importar cómo haya salido la entrevista, no se olvide de enviar una nota de agradecimiento. puntualmente, ya sea vía correo regular o electrónico. La misma puede estar escrita a mano o a máquina. El mensaje debe ser breve y debe cerciorarse de que no contenga errores. Evite las frases que den la impresión de que en realidad está pidiendo trabajo.

Comentarios y sugerencias

¿Le resultó útil?