Saber que oraban por mí

En los Servicios de Recursos de Empleo SUD (LDS Jobs) te ayudaremos a obtener un empleo remunerado a través de la formación académica y la red de contactos con empresas locales.

Durante algún tiempo, Andrew había presentido que perdería su trabajo. Esos sentimientos de futuro desempleo lo preocupaban, pero sintió que de alguna manera tendría un empleo que sería mejor para él.

Sin embargo, cuando lo despidieron unos meses más tarde, Andrew no sabía qué hacer. La confianza que había sentido en sus habilidades y destrezas habían disminuido. Se preocupaba porque sabía que en el mercado no estaban contratando a muchos. Estaba preocupado porque si su compañía lo había despedido, tal vez la gente no quisiera contratarlo.

“Fue muy, muy frustrante”, dijo Andrew. “Era fácil desanimarme si me lo permitía, pero trataba de levantarme cada día y ponerme a trabajar, hacer una red contactos, [solicitar] empleos, [hablar] a la gente, [y tener entrevistas] aún [si fuera] solamente para obtener información. Cualquier cosa que hiciera que me ayudara a no desanimarme".

A medida que trabajaba, también hacía cosas que lo ayudaban a estar más cerca del Salvador. Ayunaba, oraba, asistía al templo y guardaba los mandamientos. También permitió que su familia, amigos, vecinos y obispo supieran que buscaba empleo. Les pidió que oraran por él para saber dónde deseaba el Señor que él estuviera. Sintió que el Padre Celestial tenía un plan para su empleo, pero no estaba seguro qué plan era ese. Por momentos se preguntaba por qué esta compañía lo había desempleado. Se preocupaba acerca de que tipo de oportunidades de empleo estarían disponibles, pero sintió que de alguna manera las cosas se solucionarían, aun cuando no supiera cuándo.

Le ayudaba saber, sin embargo, que la gente estaba orando por él y por su familia.

“Diariamente, debido a esas oraciones, me sentía animado. Me sentí animado durante todo el proceso al punto que podía levantarme y sentirme motivado para hacer lo que necesitaba hacer. No solamente [quedarme] en cama y dormir y dejar que pasara el día inútilmente”, dijo Andrew.

A medida que Andrew buscó trabajo, el especialista de empleo de su barrio lo apoyó y lo animó al enviarle sugerencias de empleos que estuvieran de acuerdo con sus habilidades e intereses. Otros miembros del barrio y amigos también le pusieron en contacto con algunas referencias. Al ponerse en contacto con las referencias y hablar con la gente, sintió que su confianza aumentaba.

Una de las personas que él y otras personas en su barrio conocían estaba interesada en entrevistarse con él. Cuando Andrew fue para una entrevista con la compañía, sintió suficiente confianza en sus habilidades para tener éxito en el puesto. El hombre se sintió muy impresionado con la experiencia de Andrew y le ofreció un empleo como vice presidente de finanzas en la compañía. El trabajo era similar a su trabajo anterior, pero le daba más oportunidades y responsabilidades. También era en un ambiente que le gustaba más.

“En el gran escenario de las cosas, creo que el Señor deseaba que yo estuviera en otro puesto, otro lugar”, dijo Andrew. “Allá había algo mejor para mí”.

Comentarios y sugerencias

¿Le resultó útil?