Haciendo fuertes las cosas débiles

En los Servicios de Recursos de Empleo SUD (LDS Jobs) te ayudaremos a obtener un empleo remunerado a través de la formación académica y la red de contactos con empresas locales.

Para muchas personas las discapacidades físicas son una barrera infranqueable entre ellas y el éxito profesional. Sin embargo, a Cassandra el ser sorda la motivó para tener éxito no sólo en su carrera, sino en la vida.

Cassandra, que es la mayor de cuatro hermanas, se crió en Hawai. Aunque su discapacidad fue una lucha para su familia, siempre creyeron que ella podría tener éxito en cualquier cosa que se propusiera.

“Gracias a mi padre aprendí a una edad temprana a encarar los obstáculos de la vida y a superar los temores personales provocados por mi sordera”, dijo Cassandra.

A pesar de los retos a los que se enfrentó en su adolescencia, Cassandra se graduó de la secundaria y asistió a la única escuela de postsecundaria para sordos que hay en los Estados Unidos.

Tras ser coronada Miss Sorda Hawai, utilizó su experiencia para alentar a los demás. “Fue una obligación abrumadora el representar a todos los ciudadanos sordos que residen en el estado de Hawai”, declaró. “Pero cuando afronté mi nueva obligación, mi vida cambió”.

Después de haber tenido éxito en sus objetivos educacionales y laborales en la comunidad, Cassandra sabía que podía tener ese mismo éxito en su lugar de trabajo. Sin embargo, le costó saber dónde encontrar ofertas de empleo hasta que visitó el Centro de Recursos de Empleo de Honolulú.

“Mi reto consistió en demostrar que, aunque soy sorda, dispongo de habilidades que satisfacen los requisitos de un empleo a jornada completa”, señaló. “Sentí paz cuando me reuní con el subgerente del centro de empleo”.

“Tuvimos que utilizar un bloc de notas para comunicarnos”, dijo Vonn Logan, el subgerente. “Pero no tardé en entender la valía que ella supondría para el afortunado empleador que la contratara. Tiene una personalidad encantadora que irradia compasión, y sus habilidades tecnológicas son de primera clase”.

Tras conocer su experiencia y sus intereses laborales, Vonn remitió a Cassandra a una compañía local que pertenece a miembros de la Iglesia. Después de la entrevista, Cassandra se quedó a trabajar como especialista de recursos humanos y secretaria fiscal.

 “Les estoy muy agradecida por permitirme demostrar mis habilidades laborales”, dijo Cassandra. “Al contratarme, se centraron en mis habilidades y en mis posibilidades, en vez de en mi sordera”.

Con la ayuda de su empleador, Cassandra descubrió cómo superar su discapacidad. En la oficina se comunica en lenguaje de señas estadounidense a través de un intérprete, y también mediante correo electrónico, mensajería instantánea, blocs de notas electrónicos y otros dispositivos.

Pero dijo que su dispositivo más importante para lograr el éxito fue la oración. “Sé que mi Padre Celestial ha estado siempre conmigo. Su amor me ha bendecido con experiencias vitales enriquecedoras y ha proveído para mis necesidades cotidianas. Gracias a Su bendiciones, mi vida es bella y plena”.

Comentarios y sugerencias

¿Le resultó útil?