Malteadas de mango y panecillos de queso

En los Servicios de Recursos de Empleo SUD (LDS Jobs) te ayudaremos a obtener un empleo remunerado a través de la formación académica y la red de contactos con empresas locales.

No mucho tiempo después que se fue a la universidad en Cebu, Filipinas, en 2005, la familia de Jovelyn empezó a tener problemas financieros, los cuales le hicieron regresar a casa a Davao. Mientras se encontraba allí, el dueño de una tienda invitó a Jovelyn para que supervisara un pequeño restaurante donde sus tareas incluían hacer y vender malteadas de mango.

En 2006 el dueño le preguntó a Jovelyn si le gustaría hacerse cargo del negocio de malteadas de mango, lo cual incluía comprar la licuadora y pagar la renta. Ella podía ver las ventajas de tener su propio negocio, así que aceptó la oportunidad.

Jovelyn empezó a pensar en otras maneras en que pudiera dar mejor servicio a sus clientes, que en su mayoría eran estudiantes de primaria y secundaria de varias escuelas públicas y privadas. Cambió el envase de las malteadas para hacerlas más apetecibles a los estudiantes. También reconsideró cuánto estaba cobrando por las malteadas. Debido a sus cambios, sus ventas empezaron a aumentar.

Jovelyn también decidió agregar un nuevo producto a su menú: panecillos de queso. Sin capacitación o receta, empezó a experimentar haciendo panecillos basándose en lo que ella pensó que debían ser los ingredientes. Regaló muestras de sus panecillos a los estudiantes hasta que se convenció que a ellos les gustaba el producto.

De nuevo sus ventas aumentaron. Ahora estaba ganando 12 veces lo que ganaba cuando empezó a trabajar para el dueño del negocio.

Como con cualquier negocio, la competencia empezó a llegar. Para mayor conveniencia, los ambulantes empezaron a estacionar sus carritos enfrente de las escuelas. Las escuelas también empezaron a limitar el acceso o salida de los estudiantes para comprar durante el recreo.

Muchos estudiantes continuaron siendo sus clientes debido a que ella vendía buena calidad de comida a buen precio; sin embargo, su competencia le estaba ocasionando que disminuyeran las ventas del negocio. Jovelyn ganaba la mitad de lo que estaba obteniendo.

Dado que ella veía por el bienestar de su familia, empezó a imaginar otras formas de mejorar las ventas. Supo de una capacitación quincenal que el Centro de Recursos de Empleo en Davao había organizado en coordinación con la Sociedad de Socorro de la estaca Buhangin. En la capacitación, aprendió acerca del Kwek-kwek, una comida a base de huevos que era muy popular en esa área.

Jovelyn pudo ver el potencial de las ganancias con el Kwek-kwek y empezó a experimentar con el producto. Se convirtió en un éxito instantáneo. Su nuevo producto había aumentado sus ventas y mejoró sus ingresos para ayudar a su familia.

Comentarios y sugerencias

¿Le resultó útil?