Confiar en los recursos de la Iglesia

En los Servicios de Recursos de Empleo SUD (LDS Jobs) te ayudaremos a obtener un empleo remunerado a través de la formación académica y la red de contactos con empresas locales.

Ivón Brenes no pasó mucho tiempo sin encontrar un nuevo empleo, lo cual se debió, principalmente, a su habilidad para evaluar sus necesidades con prontitud y utilizar los recursos adecuados. Al poco de quedarse sin empleo, solicitó ayuda a sus líderes de la Iglesia.

“Como miembro de la Iglesia, tengo un testimonio de que cuando el Señor dota de recursos a los miembros, [lo hace] para que los usen”, dijo Ivón.

Aunque al principio estaba algo desanimada, su familia y los miembros del barrio le dieron esperanzas y no la abandonaron. La remitieron a los Servicios de Recursos de Empleo y cuando llamó al director del centro, éste la invitó a ir y asistir al Taller de autosuficiencia laboral.

Si bien Ivón sentía confianza en su capacidad y se mostraba entusiasmada por las oportunidades que se le presentaban, le costaba expresarse. En el Taller de autosuficiencia laboral aprendió acerca de las declaraciones positivas y de cómo hablar de sus logros en una entrevista.

Aprendió a explicar que podría hacer lo que se le requiriera con las habilidades que ya tenía y desarrollar talentos en cualquier ámbito. Aprendió a presentarse de manera positiva y a mostrar que sería capaz de realizar cualquier asignación.

Ivón se dio cuenta de que, aunque sin mucha experiencia laboral, tenía que creer en sí misma y ver que podía tener éxito en cualquier cargo que solicitara.

El director del Centro de Recursos de Empleo de Costa Rica también ayudó a Ivón a adquirir una nueva perspectiva de la vida y llegó a entender que nuestro Padre Celestial tenía un propósito para ella.

Halló fortaleza en las Escrituras al leer: “Yo, el Señor, extendí los cielos y formé la tierra, hechura de mis propias manos; y todas las cosas que en ellos hay son mías. Y es mi propósito abastecer a mis santos, porque todas las cosas son mías” (D. y C. 104:14–15).

Ivón descubrió que, si era capaz de reconocer su valor como una hija de Dios y confiar en Él, incluso al buscar trabajo recibiría bendiciones.

Tras completar el taller, el director del centro organizó una entrevista para Ivón con una empresa local. Acudió a la entrevista un día, la llamaron al día siguiente para otra entrevista y un día más tarde le ofrecieron un empleo. Ahora Ivón trabaja en una agencia de consultoría y recaudación. No sólo trabaja en un cargo que le gusta más que su empleo anterior, sino que también aprendió lo valioso que era solicitar ayuda a los recursos de los que dispone la Iglesia.

“Sé que el centro de empleo es un recurso para los Santos de los Últimos Días y que nuestro Padre Celestial es quien nos da estos medios para ayudarnos en los momentos de crisis”, dijo Ivón.

Comentarios y sugerencias

¿Le resultó útil?