Soluciones a la manera del Señor

En los Servicios de Recursos de Empleo SUD (LDS Jobs) te ayudaremos a obtener un empleo remunerado a través de la formación académica y la red de contactos con empresas locales.

El día después del Día de Acción de Gracias de 2008, Ben se quedó sin empleo.

“Supe el lunes de esa semana que el viernes sería mi último día”, dijo Ben. “Tengo una familia con seis hijos y era justo antes de la Navidad”.

Aún con sus responsabilidades para proveer por su familia y en plena temporada navideña, Ben tenía una actitud positiva con respecto a su situación.

“Me sentí muy positivo al principio”, dijo Ben.

El día después del Día de Acción de Gracias de 2008, Ben se quedó sin empleo.

“Supe el lunes de esa semana que el viernes sería mi último día”, dijo Ben. “Tengo una familia con seis hijos y era justo antes de la Navidad”.

Aún con sus responsabilidades para proveer por su familia y en plena temporada navideña, Ben tenía una actitud positiva con respecto a su situación.

“Me sentí muy positivo al principio”, dijo Ben.

Pensó para sí mismo, “La economía está en la calle por el momento. Probablemente habrá más despidos en el futuro. Soy de los primeros, así que llevo ventaja”.

Empezó su búsqueda de empleo solicitando 10 empleos al día; sin embargo, a medida que pasaba el tiempo, y no encontraba empleo, empezó a solicitar menos empleos hasta que llegó a hacer 2 solicitudes por semana. Lo que encontraba era solamente 100 por ciento comisión o pagaban menos que lo que estaba recibiendo como seguro de desempleo.

“Era frustrante”, dijo Ben. “Te encuentras en una situación como ésta, y es cómo la resuelves lo que al final define quién eres”.

Un día, después de más de seis meses de buscar empleo, Ben estaba leyendo a sus hijos el Libro de Mormón. Estaban leyendo acerca de cómo Nefi y sus hermanos regresaron a Jerusalén para recuperar las planchas. Nefi y sus hermanos trataron de obtener las planchas de bronce que Labán tenía un par de veces antes de tener éxito.

“Mientras leía con mis hijos”, dice Ben, “empecé a darme cuenta que yo era como los hermanos. Estaba tratando de encontrar un empleo, o tratando de obtener las planchas de bronce, y lo hacía siguiendo mi propia sabiduría, mi propia comprensión, y mis propias habilidades, mi propio conocimiento”.

A medida que leía se daba cuenta que no fue sino hasta que Nefi, guiado por el Espíritu, pudo conseguir las planchas.

El ángel le dijo a Nefi que fuera una vez más.

Ben pensó de cómo esto se aplicaba a su búsqueda de empleo. “Fue cuando dije, ‘Bueno, ¿qué puedo perder?’”.

Fue en este punto que Ben decidió asistir al Taller de autosuficiencia laboral y a crear redes de contacto en el Centro de Recursos de Empleo para ver si ellos lo podían ayudar.

En el taller, transformó su currículum vítae de tres páginas en una sola, desarrolló una declaración "Yo en 30 segundos" y desarrolló declaraciones positivas.

Obtuvo una entrevista con una compañía, una entrevista de seguimiento cuatro días más tarde y dos entrevistas más con la compañía una semana después. Cuatro semanas después de que iniciara el proceso de entrevistas, Ben empezó a trabajar de nuevo.

De la misma manera que el Señor guió a Nefi para que obtuviera las planchas de bronce, Ben sintió que el Espíritu lo guió al Centro de Recursos de Empleo donde aprendió más acerca de la búsqueda de empleo para obtener un trabajo.

Comentarios y sugerencias

¿Le resultó útil?