Demostró que no era demasiado mayor

En los Servicios de Recursos de Empleo SUD (LDS Jobs) te ayudaremos a obtener un empleo remunerado a través de la formación académica y la red de contactos con empresas locales.

Mientras los demás pensaban que Erna era demasiado mayor para iniciarse en una profesión, su obispo, Industrias Deseret y los Servicios de Recursos de Empleo SUD pensaban de manera distinta.

Erna se tituló en computación de un colegio universitario y esperaba trabajar en ese ámbito, pero cuando uno de sus hijos —su única hija— nació sin riñones, sus planes cambiaron. No dudó en cambiar su carrera como científica computacional por la de cuidadora durante 24 años, dedicando todo su tiempo al cuidado de la salud de su hija.

Su hija recibió un trasplante de riñón y estuvo relativamente sana durante más de 17 años, pero con el tiempo su salud comenzó a empeorar. Erna, que era su cuidadora, empezó a sentirse nerviosa, irritada y molesta porque sabía que su hija no iba a vivir mucho más tiempo. Cuando su hija falleció, Erna se sintió perdida; nada lograba apartar aquella nube oscura bajo la que parecía estar. Trató de volver a trabajar, pero las cosas no salieron como pensaba.

En diciembre de 2009, el obispo de Erna se reunió con ella para valorar sus opciones para el futuro. Ella tenía más de 60 años y sus habilidades habían hibernado durante mucho tiempo. Su obispo le recomendó que acudiera a Industrias Deseret (ID) a fin de participar en su programa de capacitación laboral y ella aceptó la sugerencia.

Erna fue aceptada en el programa laboral de ID, donde también recibió clases y se le brindaron oportunidades que le ayudaron a modificar su perspectiva en la vida. Trabajó con un mentor para fijarse metas de buscar empleo fijo con prestaciones y oportunidades de ascenso, y comenzó a sentir más confianza en sus habilidades. Gracias a su capacitación en ID aprendió a tratar a los clientes, a gestionar volúmenes de trabajo y a poner al día sus habilidades computacionales.

“ID me devolvió mi personalidad, mi confianza y mi autoestima, pues cuando llegué allí no me sentía nada bien conmigo misma”, dijo Erna. “Pero ellos te felicitan, te recompensan, te dan reconocimiento”.

Durante el tiempo que Erna pasó en ID, acudía al centro local de empleo casi a diario en busca de ayuda y para averiguar si había nuevas informaciones de empleos. Cursó el Taller de autosuficiencia laboral y los misioneros la ayudaron a poner al día su currículum vítae con sus nuevas habilidades. Los misioneros la ayudaron a conectarse al nuevo sitio web de ldsjobs.org para que pudiera recibir notificaciones de ofertas de empleo. Le hablaron de varias compañías que estaban cubriendo vacantes. Erna rellenó y envió las solicitudes y se entrevistó con diferentes compañías varias veces durante una semana. Le asombró la ayuda que de buen agrado le ofrecían los misioneros que tanto se preocupaban por ella.

“Cada día iría allí diciendo: ‘Padre Celestial, muchas gracias por mi vida, muchas gracias’ ”, declaró Erna.

Cierto día, al llegar al Centro de Recursos de Empleo de Tooele, los misioneros le hablaron de una compañía que les había dejado varias solicitudes de empleo y que pasaría más tarde a recogerlas. Erna rellenó una solicitud detenidamente y aguardó a que llegara el representante de la compañía. Se la entregó en persona y le dijo: “¿Y cuándo serán las entrevistas?”.

El representante quedó tan impresionado con ella que la invitó a una entrevista al día siguiente. En breve recibió la invitación a capacitarse con la compañía y ahí comenzó su progreso. Logró dos ascensos en un mes y al cabo de dos meses de haber empezado a trabajar ya había recibido tres reconocimientos por su atención al cliente.

Erna se siente agradecida por tener empleo, pero se siente mucho más agradecida a Industrias Deseret y a los Servicios de Recursos de Empleo por ayudarla no sólo a encontrar trabajo, sino a mejorar su vida.

“Tenemos la organización más conectada”, dijo Erna. “Alimentamos al hambriento tal y como desea nuestro Padre Celestial, atendemos las necesidades emocionales y físicas y tratamos de no cometer errores. Cuando una persona se queda desempleada no sólo le damos de comer, sino que le brindamos la oportunidad de crecer y seguir avanzando”.

Comentarios y sugerencias

¿Le resultó útil?