¿Se ha visto desempleado repentinamente?

En los Servicios de Recursos de Empleo SUD (LDS Jobs) te ayudaremos a obtener un empleo remunerado a través de la formación académica y la red de contactos con empresas locales.

La pérdida del empleo llega a causar temor. Las exigencias propias del desempleo pueden afectarle de manera emocional, mental, espiritual y física. Después de haber perdido el empleo, es probable que sienta que no tiene nada que ofrecer a otra empresa o a otro puesto. Quizás se pregunte lo que tendrá que hacer para volver a las filas del empleo, o la razón por la cual se ha quedado sin empleo. Es posible hallar paz incluso en los momentos de incertidumbre y tribulación que acarrea el desempleo.

A continuación, se presenta algunas de las preocupaciones comunes y sugerencias para aquellos que recientemente han perdido su empleo:

 
¿Cómo puedo hacer frente a la pérdida de mi empleo?

Es normal sentir tristeza tras haber perdido el empleo. Es importante darse tiempo a uno mismo para recuperarse de una experiencia de este tipo, pero también es esencial comenzar a buscar otro empleo poco después de quedar desempleado. Cómo sobrevivir al desempleo: La oportunidad de confiar en el Señor le ayudará a determinar medidas específicas que puede tomar a fin de comenzar a buscar empleo. 

¿Cómo puedo volver a ganar la confianza en mí mismo?

La pérdida del empleo también puede hacerle perder la confianza en usted mismo y en sus habilidades. La confianza es un ingrediente importante para conseguir empleo. Si es capaz de determinar cuáles son sus fortalezas y habilidades, podrá mostrarlas mejor a los posibles empleadores.

Determine sus fortalezas. Tómese el tiempo para determinar qué dones y aptitudes posee. Considere el modo en que dichos dones y aptitudes le han ayudado a lograr objetivos o tareas específicos en su vida. Los Servicios de Recursos de Empleo ofrecen un taller gratuito, denominado Taller de autosuficiencia laboral, que puede ayudarle a determinar sus aptitudes y ofrecerlas con seguridad a los posibles empleadores.

Aprenda nuevas aptitudes. Otra forma de recobrar la confianza en uno mismo es aprender algo nuevo. Determine algo interesante que le agradaría aprender, independientemente de si es algo grande o de menor cuantía. Fije una meta al respecto y aprenda las nuevas aptitudes. Busque un libro o taller que le enseñe dichas aptitudes, o considere volver a estudiar o tomar un curso de capacitación. Si resultara necesario, actualice sus aptitudes y prepárese para obtener un empleo mejor.

Enseñe a otras personas. Busque oportunidades de compartir sus talentos, aptitudes y habilidades con el prójimo. Preste servicio voluntario en su comunidad. Le sorprenderá ver cuántas oportunidades de servicio voluntario existen en su localidad. 

¿Qué puedo hacer para reducir el estrés?

El estrés es un efecto secundario frecuente ante la pérdida de empleo. Se manifiesta de muchos modos, e incluye ansiedad, dificultad para conciliar el sueño, dolor físico y problemas para relacionarse con los demás.

Reconozca los síntomas de estrés y planifique cómo combatirlo. Es posible aliviar muchas tensiones al reconocerlas y planificar el modo de combatirlas. Aprenda cómo reconocer y reducir el estrés).

Ore. Ore para suplicar ayuda a fin de realizar las tareas que le producen estrés. Al buscar empleo, recuerde incluir a Dios en su búsqueda de trabajo. Sea agradecido al orar.

Pida y reciba el perdón. Si hubiera dejado el empleo en malos términos, es probable que albergue malos sentimientos hacia la empresa, hacia algún empleador o colega, e incluso hacia usted mismo. Tales sentimientos negativos pueden empeorar su estrés, además de que pueden obstaculizar su capacidad de dejar el pasado atrás y de seguir adelante. Procure eliminar esos sentimientos.

Busque formas de ser feliz. Recuerde reír y tener una actitud positiva a diario. 

¿Debo cambiar de profesión?

Quizás este sea el momento perfecto para considerar las opciones que tenga.

Examine las opciones con las que cuente. Considere los empleos que haya tenido, sus intereses actuales y sus objetivos. Entreviste a otras personas de forma informal para averiguar qué tipos de trabajos son los más adecuados para usted. Relaciónese y haga contactos para conocer las oportunidades laborales que existan pero que no se hayan anunciado. Considere los beneficios que obtendría al ampliar su formación académica.

Asista a un taller laboral. Los Servicios de Recursos de Empleo ofrecen varios talleres gratuitos, entre ellos el Taller de autosuficiencia laboral, el Taller de autoempleo y, en algunas zonas, el Programa de Colocación de Profesionales, todos ellos para ayudarle a tener más éxito al buscar empleo o comenzar con su propio negocio.

Determine las aptitudes que ya posea y que puedan adaptarse. Si estuviera cambiando de profesión, haga una lista de las aptitudes, los talentos y las habilidades que haya adquirido en los trabajos o servicios como voluntario anteriores. Considere el modo en que sus habilidades le hayan ayudado a alcanzar logros específicos. Cree una declaración del tipo “Yo en 30 segundos”, así como declaraciones positivas. 

¿Cómo puedo informar a la gente que necesito empleo?

Busque a un mentor. Trabaje con un mentor para preparar la declaración del tipo “Yo en 30 segundos”, un perfil de red y declaraciones positivas. Prepare una explicación breve sobre sus circunstancias que pueda compartir con las personas; ello contribuirá a que se sienta más seguro de usted mismo al hablar con sus contactos. Practique situaciones hipotéticas con su mentor. Planifique el modo en que responderá a las preguntas que los posibles empleadores podrían formularle. Conforme comience a ampliar su red de contactos, analice con su mentor las experiencias que tenga. Pídale sugerencias y esté dispuesto a efectuar cambios.

Informe a sus contactos. Busque oportunidades de ampliar su red de contactos. Hable con todos, únase a grupos de redes sociales y distribuya su perfil de red. No se aísle. El aumentar la red de contactos aumenta sobremanera las oportunidades de hallar empleo y puede reducir la cantidad de tiempo que pase desempleado. A menudo, sus contactos más útiles serán los obispos, las presidentas de la Sociedad de Socorro y de los quórumes de élderes, y los especialistas de empleo de barrio.

Permita que las personas le presten servicio. La pérdida del empleo puede tornarnos más humildes. Una experiencia de este tipo puede hacerle crecer en muchos aspectos de la vida. Esté dispuesto a permitir que las personas le ayuden. Ore para suplicar a nuestro Padre Celestial que le ayude a aceptar el servicio, las sugerencias y el buen consejo de su prójimo.

El presidente Spencer W. Kimball (1973–1985) dijo: “Dios nos tiene presente y nos vigila, mas es a menudo a través de otro mortal que satisface nuestras necesidades; por lo tanto, es imperativo que nos sirvamos mutuamente en su reino. Los miembros de la Iglesia necesitan de la fortaleza mutua, del apoyo y de la guía que ésta brinda en una comunidad de creyentes, una congregación de discípulos. En Doctrina y Convenios leemos el mandato: ‘...socorre a los débiles, levanta las manos caídas y fortalece las rodillas debilitadas’ (D. y C. 81:5)”. (Véase “Esos actos de bondad”, Spencer W. Kimball, Liahona, diciembre de 1976, pág. 1).

“Sé humilde; y el Señor tu Dios te llevará de la mano y dará respuesta a tus oraciones” (Doctrina y Convenios 112:10). 

¿Quién podría llegar a contratarme nuevamente?

Es probable que le preocupe la posibilidad de que nadie le vuelva a contratar debido a su historial laboral, pero recuerde que usted es valioso como empleado. Piense en sus cualidades y características positivas. Prepare una declaración del tipo “Yo en 30 segundos”, así como declaraciones positivas que pueda compartir con los posibles empleadores y con quienes usted se relacione. Céntrese en los aspectos positivos de su historial laboral, experiencia de trabajo y habilidades. Si necesitara ayuda para preparar dichas declaraciones, consulte a su mentor o a un integrante del personal de los Servicios de Recursos de Empleo. Aproveche todas las oportunidades de ampliar su red de contactos y de compartir su perfil de red.

Tenga iniciativa en cuanto a superar sus debilidades y mejorar sus aptitudes. El Taller de autosuficiencia laboral puede ayudarle a planificar cómo superar los obstáculos que enfrente y a determinar qué recursos existen en el barrio y la comunidad que le puedan servir de ayuda.  

Comentarios y sugerencias

¿Le resultó útil?