Cualquier persona puede quedar desempleado

En los Servicios de Recursos de Empleo SUD (LDS Jobs) te ayudaremos a obtener un empleo remunerado a través de la formación académica y la red de contactos con empresas locales.

El prepararse para la pérdida del empleo puede reducir significativamente el tiempo que usted permanezca desempleado. A continuación se presentan algunos pasos que puede seguir para evitar que una posible pérdida de empleo le afecte demasiado:

Prepárese al tener listo su currículum vítae

Las normas que definen lo que se considera un “buen currículum vítae” varían constantemente. Aunque años atrás se considerara que su currículum vítae era magnífico, quizás ahora deba volver a hacerlo por completo para presentar los datos de forma relevante. Centre su currículum en los logros, en lugar de en una lista de tareas desempeñadas. Válgase de números y datos estadísticos para expresar tanto como sea posible las contribuciones que ha hecho. No aguarde hasta quedar desempleado para mostrar su currículum a otras personas y pedir sugerencias. El centro de empleo o el centro de autosuficiencia pueden ayudarle a hacer una consulta profesional sobre su currículum vítae. El especialista de empleos de barrio o estaca también podría ayudarle.

Prepárese al mantener actualizada su red de contactos

Aproximadamente el 70 por ciento de todos los empleos se obtiene por medio de las redes de contactos. Por supuesto, el mejor momento para extender su red de contactos es antes de quedar desempleado. La red de contactos le ayuda a conectarse con el “mercado laboral oculto”, es decir, le ayuda a saber de vacantes que puedan cubrirse antes de haberse publicado. Debe extender su red de contactos de manera activa mientras aún esté trabajando; a fin de establecer una red de contactos; participe en las reuniones del centro de empleo o del centro de autosuficiencia (en los Estados Unidos, el Programa de Colocación Profesional cuenta con otras opciones de redes de contactos); manténgase en contacto con los miembros de su red mediante una breve llamada o correo electrónico; únase a organizaciones relacionadas con la comunidad o la industria; hable con tantas personas como le sea posible sobre sus metas (nadie que haya logrado el éxito lo ha hecho solo, todos reciben ayuda, entonces, ¿por qué no usted?); y aproveche también las oportunidades de ayudar a los demás (quizás algún día le devuelvan el favor).

Prepárese al mejorar sus habilidades

Mejore sus habilidades o aprenda algunas nuevas; si considerara que no tiene el tiempo para asistir a clases, considere la educación a distancia. De acuerdo con una encuesta reciente, los gerentes a cargo de la contratación en los EE. UU. consideran que el aspecto número uno en el que las personas pueden aumentar sus posibilidades en el mercado laboral es mejorar su destreza en el uso de la computadora. Mejorar sus habilidades transferibles aumenta su valor en el mercado laboral. El presidente Hinckley dijo: “En gran parte, ese mundo les pagará lo que considera que valen, y el valor de ustedes aumentará a medida que obtengan estudios y sean proficientes en el campo seleccionado” (“El consejo y la oración de un profeta en beneficio de la juventud”, Liahona, abril de 2001, pág. 34).

Además, no olvide mejorar sus habilidades para la búsqueda de empleo. Muchas personas que quedan desempleadas descubren que ignoran cómo abordar la búsqueda de trabajo; habían tenido empleo y no habían tenido que depender de dichas habilidades. Los centros de empleo y los centros de autosuficiencia cuentan con un programa de capacitación en materia de búsqueda de empleo denominado Taller de autosuficiencia laboral. El taller se centra en las habilidades y técnicas de búsqueda de empleo más eficaces, tales como el extender redes de contactos, compartir sus fortalezas, las entrevistas, etc. Asistir a un taller antes de quedar desempleado es una excelente forma de mejorar sus habilidades y estar preparado ante el caso de quedarse sin trabajo.

Prepárese al considerar otras fuentes de ingresos

Considere aceptar cualquier empleo, sin importar si en éste aplica sus habilidades o si pertenece a su campo. Esto le proporcionará ingresos mientras continúe buscando el puesto adecuado. Asimismo, quizás desee considerar establecer un negocio en su casa para generar ingresos adicionales de los que podría disponer si perdiera su fuente de ingresos principal. El participar en el Taller de autoempleo le ayudará a determinar si un negocio en su casa es lo indicado para usted y le enseñará las técnicas correctas para establecer un negocio.

Prepárese al considerar un cambio de profesión

Si ha considerado un cambio de profesión, quizás le convenga hacerlo mientras tenga empleo; al perder el trabajo, la prioridad será hallar otro empleo a la mayor brevedad posible.

Prepárese al fortalecerse espiritualmente

El desempleo puede llegar a ser una experiencia espiritualmente angustiante. El presidente Hinckley escribió en cuanto a quienes viven la experiencia del desempleo: “Conforme los días se convierten en semanas y meses e incluso años de adversidad, la herida se profundiza, y él se siente enormemente tentado a ‘maldecir a Dios, y morir’” (citado en Glen L. Rudd, Pure Religion: The Story of Church Welfare Since 1930, 1995, pág. 310). Usted deseará y necesitará la ayuda y la guía del Señor en su búsqueda de empleo. Al igual que con todas las pruebas de la vida, el Señor le bendecirá y sostendrá si usted deposita su fe en Él, aunque ello no implique obtener resultados inmediatos siempre. Asista al templo con regularidad y recuerde “consultar al Señor en todos [sus] hechos, y él [le] dirigirá para bien” (Alma 37:37).

Comentarios y sugerencias

¿Le resultó útil?